domingo, 19 de marzo de 2017

V Encuentro Argentino de Poesía: Del Gualeguay a Finisterre

El lugar elegido para este Encuentro es la ciudad/río de Gualeguay. El mes elegido: Marzo, del 23 al 25 de marzo, y entonces su abrazo abarca el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Llegan a la ciudad los poetas: Alfredo Luna (Catamarca), Aldo Luis Novelli (Neuquén), Maxi Ibáñez (Córdoba), Natalia Geringer (La Pampa), Héctor Berenguer, Raúl Feroglio, Ana Danich, Beatriz Vignoli (Santa Fe), Hugo Toscadaray, Alicia Agnès Pastore, Paula Carman, Laura Ponce, Gisela Galimi, Catalina Boccardo, Eduardo J. Espósito, Martín Raninqueo (Buenos Aires), Candelaria Rojas Paz, Pablo Jerónimo Dumit, Alejandra Díaz (Tucumán). Por Entre Ríos: Daniel González Rebolledo, uno de los organizadores del Encuentro.
Daniel González Rebolledo
El poeta gualeyo cuenta sobre la historia del Encuentro: “En febrero de 2012 fui invitado a un Eco Encuentro de Poesía en Rosario y Granadero Baigorria. Allí nos encontramos algo dispersos, fallaron algunos puntos de la organización por errores humanos y quedamos varados en la reserva natural de Baigorria, en una maravillosa playa sobre el Paraná. Decidimos que de ahí en más organizaríamos nuestros propios encuentros con este grupo inicial de Ecopoetas, que transformamos en Secopoetas, porque el humor fue siempre lo que nos salvó. En Octubre de 2012 organicé en Gualeguay el I Encuentro: La Orilla que se Abisma; luego Hugo Toscadaray organizó el II en San Antonio de Areco; siguió el III en Las Parejas, Santa Fe, organizado por Raúl Feroglio; el IV en Tucumán, dentro del llamado Festival del Esperancero, organizado por Pablo Dumit. Ahora vuelve a Gualeguay con este ‘núcleo duro’ de Secopoetas, incorporando otras voces en cada lugar que se va realizando, o sea, ampliando el espectro de poetas de distintas provincias que se suman a los Secopoetas con su calidad en el trabajo con la palabra”.
El V Encuentro recibe el título de: Del Gualeguay a Finisterre. Pregunto a Daniel por la designación: “El título se debe a que somos poetas de la orilla, al menos si entendemos que siendo poetas en plena producción, no estamos en el cannon de las grandes editoriales, la Poesía en general no lo está, pero este es otro cantar. Cuando pensé en dónde estarían alojados los poetas visitantes, así como en el 2012, andaríamos desde la orilla del Río en los bungalós municipales hasta Finisterre, que es mi lugar en el mundo, la chacra donde vivo entre pecanes, ovejas y galllinas. Por eso: Del Gualeguay a Finisterre”.
El V Encuentro en marzo, y nada de casualidad: “Cuando comenzamos a pensar en fecha, hay una especie de ‘mesa chica’ entre Toscadaray, Pastore, Feroglio, Dumit y yo, tiré la idea del fin de semana del 24 para reflexionar un poco entre nosotros primero, y luego cómo re-significarla entre los jóvenes desde la poesía, o ampliando desde las distintas expresiones artísticas; pero no para quedarnos en el llanto, sino para decir que continuamos, que los jóvenes no olvidan, pero viven también en el hoy con muchísimas luchas invisibles; tampoco hoy es sencillo y armonioso ser joven en un sistema injusto, y que de última podemos hacer todo esto en Democracia, en esa democracia tan duramente conquistada. De allí surge que el 24 sea un momento especial de este Encuentro, donde los poetas participantes darán voz y cuerpo a la palabra de aquellos poetas desaparecidos o exiliados por la dictadura cívico/militar que comenzó en esa fecha, hace 41 años. Esto será en el Anfiteatro del Parque Quintana, con sonido, o en caso de lluvia en el Salón de Liebre de Marzo, y queremos que se amplíe con jóvenes músicos, plásticos, artesanos, performers, voces nuevas en la poesía local. Este momento, de unas 3 hs. de duración, se denomina Festival Nido de la Memoria”.
Algunos lugares, mecánica del V Encuentro: “Cuando busqué los lugares de rondas públicas de lectura, repetí lo que ya habíamos hecho en el 2012 en el Concejo Deliberante, por considerar que es el estrado del pueblo donde sesionan sus representantes, y la Biblioteca Popular por su carga maravillosa de personajes literarios nuestros que por allí han transcurrido. Esta vez por fortuna, también la Sub Comisión de Cultura del Club Social medió para conseguir 2 fechas en ese maravilloso Salón que tanto ha visto desfilar bajo sus luces, y de este modo se cumpliría el cronograma de esta actividad núcleo de todo Encuentro de Poesía, escuchar, cómodamente sentado, la palabra desde sus mismos creadores. En cada lugar habrá un conductor que leerá un brevísimo currículo de cada poeta participante, el cual no podrá luego exceder los 7 minutos para dejarnos su palabra. Escuchar poesía no es algo a lo que el público en general está acostumbrado, pero es una experiencia donde dejarse llevar por el mundo interior de cada uno, movilizado o estimulado por la palabra y la imagen de cada poema, es realmente toda una experiencia, como escuchar música, como asistir a cualquier otro hecho artístico”.
Daniel González Rebolledo confiesa: “A veces me pregunto, y en este momento, a medida que va avanzando el momento de concretar el Encuentro, con tanta gente valiosa que se moviliza desde lugares lejanos, la pregunta se hace algo insistente: tiene sentido tanto esfuerzo para promover un hecho artístico que tal vez sea valorado por escaso público, porque los gualeyos trabajadores de la cultura sabemos que no es sencillo convocar gente para escuchar poesía, a pesar de la fama y del renombre de la Capital de la Cultura de la Provincia que resuena por donde quiera que uno ande. Pero luego, sabiendo que para el poeta visitante, el solo hecho de estar respirando el mismo aire, viendo la misma orilla, el mismo campo o el Clé casi mítico, es en sí mismo un motivo disfrutable, me distiendo y pienso, vaya mucha o poca gente a cada momento del Encuentro, las ‘tertulias amundsianas’, recordando a Marechal, o sea, el encuentro en las comidas y reuniones entre nosotros, poetas de distintas geografías y realidades, con sueños y proyectos similares, también amerita ponerle el cuerpo a organizar algo que celebre la creatividad, el empuje, el ‘mirar por arriba de los tapiales’ como decía el Juan Amaral de Emma Barrandéguy”.
El Cronograma del V Encuentro es el siguiente: Jueves 23: 10,30 hs. Escuela Secundaria Francisca Herrero de Manauta. / 14.30 hs. Charla/taller en la Unidad Penal. / 18,30 hs. Lecturas públicas y simultáneas: Salón Concejo Deliberante (Municipalidad), Salón planta alta Biblioteca Mastronardi. / 20,30 hs. Ronda Inaugural Encuentro en Salón de Fiestas Club Social Gualeguay. // Viernes 24: 17,00 hs. Festival Nido de la Memoria en Anfiteatro Parque Quintana o Sala Teatro Liebre de Marzo (a confirmar según clima). // Sábado 25: 20.30 hs. Ronda de Cierre Encuentro en Salón de Fiestas Club Social Gualeguay. Entrada gratis. Auspician: Municipalidad de Gualeguay, Sub Comisión de Cultura Club Social Gualeguay, Sociedad de Fomento y Biblioteca Popular Carlos Mastronardi, Teatro Liebre de Marzo. El dibujo para el afiche del Encuentro es de Juan Soto, de la revista Fierro, y el diseño del poeta Lautaro Ortiz: “Se destaca allí el carácter ‘orillero’ del mismo, ya que somos un pueblo de orillas, y quienes nos visitan, también orillean el campo social de la Poesía, desde la más absoluta entrega desinteresada. Rejuntarse y pensar, darse energía, proponer, proyectar nuevos encuentros, de eso también se trata la orilla. Colaboran el locutor Fernando Núñez, gualeyo que trabaja en Radio Continental, y la licenciada en periodismo y comunicación social Estefanía González Rebolledo.
Pienso en esta Gualeguay de Marzo, en estos días en que es tan necesario ejercer el deber y el derecho a transitar a conciencia el camino de la Memoria. Tiempos estos en que tan necesario es invitar a quienes todavía se desentienden de la importancia que tiene la lectura de la historia, la importancia de mirar desde distintos lugares los relatos amanecidos. Un amañado y devaluado mito del eterno retorno suma distraídos a sus filas. A estos tiempos veloces se los frena a pura conciencia. Pienso en esta Gualeguay de un nuevo 24 de marzo, y me detengo en el hecho de que su Asamblea Permanente por los Derechos Humanos logró, por ordenanza votada en el Concejo Deliberante, que 19 calles de la aldea lleven el nombre de víctimas del Terrorismo de Estado durante la última dictadura cívico/militar, y de militantes de Derechos Humanos. Nombres de hijos de la ciudad de Gualeguay. Pienso en nombres de calles, un símbolo siempre a la mano para los dueños históricos del país: el poder económico. Y pienso también en este Marzo que amanece con un encuentro de poetas, convocado desde la necesidad de ejercer la Memoria. Para ello hay distintas sintonías: el nombre de militantes en las calles, llevar con la palabra la identidad de esos nombres hasta todo aquel que quiera saber: quiénes fueron estas personas, en qué creían, cuáles sus sueños; es la poesía uno de los peldaños más altos de la Memoria, y entonces de poetas se visten algunas jornadas.
Desde que me enteré de la sustancia del V Encuentro pienso en un poema de Roberto Santoro “El gran bonete”: “a mi país se le han perdido muchos habitantes / y dice que algún cuerpo de ejército los tiene / yo señor? / sí señor / no señor / pues entonces quién los tiene? / la policía / yo señor? / sí señor / no señor / pues entonces quién los tiene? / la cámara del terror / yo señor? / sí señor / no señor / pues entonces quién los tiene? / los organismos parapoliciales / yo señor? / sí señor / no señor / pues entonces quién los tiene? / pues entonces quién los tiene? / pues entonces quién los tiene?”. El mismo Santoro sería desaparecido por los asesinos en 1977. Santoro, quien fuera refugiado en Gualeguay cuando los asesinos le pisaban los talones, había escrito en la “declaración jurada” de su carpeta “No negociable”: “Si mi poesía no ayuda a cambiar la sociedad / no sirve para nada”.
Gualeguay con la poesía en las calles y en la plaza. Poesía en el Reloj de Sol de plaza Constitución y en el Nido de la Memoria. En el paisaje de la ciudad/río un encuentro de almas, siempre en ronda alrededor de la Memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada